Saltar al contenido
TédePlantas

Té de Diente de Leon: ¿Los Niños Pueden Consumirla?

5 septiembre, 2020

El diente de león es un alimento y una medicina excelentes. La mayoría de las veces se considera una mala hierba molesta a la que le gusta apoderarse de jardines y céspedes. Generalmente abruman los prados, los campos de fútbol y también son la pesadilla de los campos de golf. Además, también notará que aparecen en aceras y pavimento agrietados. Pero sabias que puede ser beneficioso para los pequeños de la casa?

¿Los niños pueden tomar te de diente de leon?

Si piensa darle a su hijo té de diente de león es una opción para prevenir enfermedades, pero recuerde que debe tener 4 años en adelante según el centro de salud de los estados unidos.

Beneficios

  • Ayuda digestiva: el diente de león funciona como un laxante suave y ayuda a promover la digestión, mientras estimula el apetito y equilibra las bacterias naturales y beneficiosas en los intestinos. Aumenta la liberación de ácido estomacal y bilis para mejorar la digestión, específicamente de grasas.
  • Mejora la salud inmunológica: toda la planta de diente de león, incluidas las flores, las hojas y el tallo, son comestibles. Aunque tienen un sabor ligeramente amargo, puedes minimizarlo cosechando en primavera u otoño. Se ha revelado a través de estudios que el diente de león estimula la función inmunológica y combate los hongos y microbios.
  • Mejora la salud ósea: los dientes de león están cargados de calcio, que es crucial para la fuerza y ​​el crecimiento de los huesos. Además, son ricos en antioxidantes como la luteolina y la vitamina C, que protegen los huesos del daño resultante de los radicales libres en el cuerpo.
  • Ayuda a perder peso:  generalmente, nuestra orina contiene hasta un 4% de grasa. Un nivel más alto de micción resulta en la eliminación de grasas y agua del cuerpo. Al ser diuréticos por naturaleza, los dientes de león promueven la micción, lo que promueve una pérdida de peso saludable. De esta forma, resultan muy beneficiosos para los adolescentes que intentan adelgazar. Además, los dientes de león son bajos en calorías, al igual que la mayoría de las verduras de hoja verde. Esta es la razón por la que también se utilizan como edulcorantes por contener menos cantidades de azúcares nocivos para la salud.
  • Para la Anemia: los dientes de león están cargados de vitaminas, hierro y proteínas. Aunque el hierro es una parte integral de la hemoglobina en la sangre, las vitaminas como la vitamina B y las proteínas son cruciales para la formación de glóbulos rojos junto con otros componentes de la sangre. De esta manera, el diente de león es útil para que los niños anémicos mantengan su condición bajo control.
  • Estreñimiento: hay ciertos componentes en el diente de león, conocidos como alto contenido de fibra dietética, que lo convierten en una ayuda beneficiosa para la digestión y para la salud intestinal adecuada. La fibra dietética no solo fomenta una evacuación intestinal saludable al agregar volumen a las heces, sino que también reduce las posibilidades de estreñimiento y diarrea en niños y adultos.
  • Ictericia: la  ictericia es un trastorno conocido del hígado que implica la sobreproducción de bilis por parte del órgano, lo que causa estragos en el metabolismo del cuerpo al ingresar al torrente sanguíneo. Bueno, los dientes de león son efectivos para tratar la ictericia en los niños porque promueve la salud del hígado mientras regula la producción de bilis.

Cómo preparar Té de diente de león

Solo asegúrese de que las plantas no hayan sido tratadas con ningún químico antes de cosecharlas. Si su jardín ya está inundado de dientes de león, no necesita depender del té comprado en la tienda (solo asegúrese de que usted o alguien más no haya tratado su césped con productos químicos):

  1. Agarre hojas o flores de león
  2. Luego ponga el agua al fuego hasta que empiece a hervie
  3. Cuando ya este hirviendo le echas las hojas o flores y lo quitas del fuego
  4. Lo dejas reposar hasta que este tibio, y le puedes echar de forma opcional miel.
  5. Ahora dale a tu niño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *